domingo, 25 de julio de 2010

Juntos pero no revueltos


El ser humano tiene la costumbre de etiquetar todo, absolutamente todo. Desde el principio de la humanidad hemos creado un conjunto de clasificaciones que se le aplica a alguien para englobarlo en un grupo con determinada categoría o ideología. En mi punto de vista es triste, lo considero como juzgar; desafortunadamente es una perdida de tiempo, de vanidad y desgracia. Como es posible que a todo lo tenemos que colocar en una etiqueta como un rotulo o membrete para mostrar al publico.


Será difícil vivir en un mundo donde todos seamos considerados iguales. Sin problemas de quien es quien, que es alguien por que viste bien, que es creyente de que, si es hippie o rockero. Lo peor no termina ahí, apenas es el comienzo. A veces dejan de hablar o compartir con ciertas personas por su manera de vestir, por su preferencia política o sexual. Es algo lamentable y pasa en cualquier parte del mundo.


Todos sin darnos cuentan juzgamos a las personas. Desde cualquier rango cultural o social pero siempre existe una preferencia hacia cierto grupo. No quiero decir que todos tenemos que juntarnos y ser felices. ¿Pero no es divertido tener un poco de cada elemento y ser un equipo? A mi me encanta escuchar cosas nuevas, cosas diferentes. Distintos puntos de vistas.


La igualdad es aburrida. Es como un mundo vació llenos de robots donde todos caminan y responden igual.


Todos en un momento pensamos que estamos abiertos pero he notado a diferentes personas apoyar ciertas cosas donde realizan comentarios un poco contradictorios. Tal vez de manera de chiste, pero a veces pueden ser malinterpretados. Sinceramente el mundo seria diferente si desde un principio no hubiésemos etiquetado a la sociedad.


Recapacitemos un poco y pensemos en todo lo que estamos haciendo mal. De cómo etiquetamos y le damos la espalda a muchas personas por sus preferencias sociales o peor aun si es por su apariencia. No digo que seas la persona mas abierta del mundo pero si te digo que es bueno escuchar con atención diferentes aspectos y, aceptar distintas opiniones. Esto te ayudara a canalizar mejor tus ideas, conocer y a llevar una mejor vida. ¿Qué ganas con dar la espalda a otros? Escucharlos no significa apoyar.


No juzgues y disfruta.


Julio César Castellanos Q. (@julce)

3 comentarios:

andrew dijo...

julio, te imaginas no etiquetar? es como dificil no? loro viejo no aplende hablar, algo asi es...

Violet Violently Happy dijo...

Yo creo que hablas de estereotipos y a mí me parecen bien, ahora, cuando esos estereotipos no te permiten acercarte a la gente para conocerla más, ese es un problema.
Yo no creo que los prejuicios sean malos mientras tengas abierta la posibilidad de seguir conociendo a las personas. Amar las diferencias es una gran virtud, te felicito, de hecho yo también las amo, pero no me desagradan los estereotipos... ordenan mentes inestables como las mías. Estos tipos de sistemas me mantienen centrada... juro que los prefiero.

Ale.

Anónimo dijo...

Y tu no juzgas?